Consejos para la buena adaptación de un perro recién adoptado!

21-10-20

Llega el momento de recibir en casa al nuevo miembro de la familia! Aquí tienes unos consejos para que la adaptación sea perfecta tanto para el adoptante como para el adoptado.

 

  • Los preparativos: Lo primero que debemos hacer el revisar que todo esté en orden para la llegada de nuestro adoptado. ¿Qué queremos decir con eso? Revisa que no haya nada a su alcance que pueda ser peligroso o que pueda dañar y prepara todo lo que pueda necesitar: comida, premios, bowls, camita, collar, correa, bolsas para sus excrementos, placa identificativa etc.

 

  • Presentaciones: Es la hora de llegar a casa con el nuevo miembro de la familia. Lo primero; ¿hay más perros en casa? En caso de ser afirmativo, siempre aconsejamos hacer la presentación en territorio neutro, es decir, fuera de casa. Lo mejor será pasear a ambos por separado, y cuando estén relajados, presentarlos en un sitio tranquilo, por ejemplo un parque donde no haya muchos mas perros y gente. Sin interderir mucho, dejaremos que se huelan y se reconozcan (siempre atados). Si va bien podremos pasearlos juntos y volver hacia a casa. Una vez en casa es normal que vuestro perro o gatito estén alerta, observando al nuevo miembro de la familia. Es normal. También es habitual que el nuevo perrito este desubicado y olisquee todas la habitaciones, o que se esconda. Cada perro, como cada humano, es diferente. Dependiendo de su carácter lo veremos más juguetón, más tímido, más o menos sociable, etc. Tenemos que dejarles tiempo a que se habitúen. Esto en algunos caso se trata de un par de horas, en otros de semanas. Pero la paciencia es clave. 

 

  • Crea Rutinas; Como con los niños pequeños, la rutina es tu aliada. Los horarios ayudan a la tranquilidad de tu perro. Para ello es muy positivo saber a que hora comerán, a que hora irán a la cama y cuando irán de paseo. Empezar una rutina desde el primer día ayudará a que la adaptación fluya como es debido. También recuereda llamarlo siempre por su nombre, hasta que él lo reconozca.

 

  • Comida: Pregunta que tipo de pienso comía antes de adoptarlo. Los cambios de comida pueden hacer que se encuentren mal, y eso, junto con los nervios de los primeros días es un mal combo. Si ves que no come mucho al principio dale tiempo. Es habitual que los primeros días pierdan un poco de apetito debido a los cambios. Pero pronto comerá, no te preocupes. Si pasado un tiempo ves que sigue sin comer o que el pienso le está sentando mal, no lo dudes y ve al veterinario. Podría ser una alergia o alguna otra enfermedad.

 

  • Zona de descanso: Pronto verás que tiene un sitio preferido en la casa donde relajarse, puede que ese sea el mejor lugar para poner su camita. Intenta no moverla mucho de sitio para no confundirlo y déjale tranquilo cuando este descansando. Si hay niños pequeños en casa, explícales que no deben molestarlo mientras está durmiendo ni comiendo.

 

  • Paseos: No lo sueltes de la correa! Aunque parezca que estás en una zona segura no lo sueltes. Aun no te conoce y cualquier cosa podría hacer que se asustara y saliera corriendo. Tampoco conoce la zona por lo que no sabrá ubicarse. Es importante tener extra precaución durante las primeras semanas. Tomate tiempo en conocerlo, aprende sobre su carácter, su interacción con otros perros y personas e intenta hacer del paseo un rato de relax donde pueda olisquear y ver mundo para luego volver a casa tranquilo. Quizá las primeras semanas tengas que sacarlo con más frecuencia para que se acostumbre a hacer sus necesidades en la calle, por lo que puede irle mejor paseos mas cortos pero más frecuentes. Luego, más adelante podemos cambiar la rutina y pasear menos veces pero paseos más largos. Tecuerda que el ejercicio es necesario para los perros, les beneficia tanto mental como fisicamente, por ello recuerda que deben tener paseos de calidad. Recuerda que además del microchip obligatorio es muy importante que lleven un placa de identificación, con tu número de teléfono.

 

En poco tiempo te darás cuenta de que es uno más de la familia! Es una experiencia maravillosa, las primeras semanas con tu perro no se olvidan (incluso aunque a veces parezcan duras). Por ello ten paciencia y empatiza con él/ella. Su pasado puede haber sido malo pero ahí estas tú, junto a él o ella, para hacer que su vida sea muy feliz. El agradecimiento y el amor que se recibe es la mayor recompensa.

No dudes en contactar con nosotras si necesitas consejos y ayuda en la adaptación. Debemos actuar con rapidez ante cualquier problema de comportamiento para no dejarlo que vaya a más.

Si aún no has adoptado, pero crees que es el momento de hacerlo, échale un vistazo a nuestros perros y gatos en adopción clicando aquí.